culturburo

TODO LO SÓLIDO SE DESVANECE EN EL AIRE

foro ic

El pasado día 20 de noviembre acudimos al IV Foro de Industrias Culturales, en el que por cierto se respiraba un ambiente bastante “calentito”. Aunque solo pudimos acudir a la mesa central y a la jornada de tarde, ya por la mañana nos contaron que se armó el lío con Faustino Díaz Fortuny, Subdirector General de Promoción de Industrias Culturales y el sparring elegido por la S.E de Estado hasta el día de hoy para defender la Ley de Mecenazgo ante el común de los mortales (véase fuera del Congreso o Senado). A media mañana estaba programado el plato de fuerte de la jornada, la mesa central o institucional, no sabemos porqué decidieron los organizadores colocarla a mitad quizás buscando ánimos más calmados o quizá por todo lo contrario.

Ante un auditorio lleno, se presentaba, nada más y nada menos, el mismísimo Secretario de Estado de Cultura -José María Lassalle – ante la incredulidad y el escepticismo del personal, ya que son muy pocas sus apariciones en este tipo de actos, que es donde el sector puede rebatir las medidas que está llevando a cabo el actual Gobierno .

En la mesa le acompañaba Pere Portabella director de cine, productor (Viridiana) y famoso organizador de los suquets político-culturales – además de representante de la especie en peligro de extinción, la burguesía intelectual catalana, además se presentaba Antón Reixa, con el cual no queremos ser injustos y sólo acordarnos de su Galicia Caníbal fai sol del caraio. Reixa es, recordemos también, escritor, director de cine y activista cultural. Sorprende todavía verle en este tipo de sillones institucionales, de momento sigue aprovechando su perfil de outsider.

Antón Reixa se puso en un primer momento el traje de la SGAE, defendiendo la postura de los autores en lo que respecta a los derechos de autor, la independencia de estos vía ingresos, y de paso, dejando algún que otro dato que refleja la situación crítica que estamos viviendo: el número de espectadores de música en vivo y artes escénicas se ha reducido desde el 2008 – prácticamente a la mitad, y a esto hay que añadir en los últimos años el cambio de la fiscalidad, el IVAZO cultural. Todo ello, como bien es sabido, lo único que fomenta son las dificultades  para el acceso a los contenidos culturales y la apertura de una ancha autopista hacia el consumo ilegal (piratería).

Posteriormente, intervino el señor Polanco ( ¿o era su doble?), como representante, entre otros, de la industria cultural y a la vez del mecenazgo, hubiera sido muy interesante conocer su opinión sobre la situación actual de ambas, pero en vez de eso, nos hizo un muy interesante, emotivo y a la vez irrelevante recorrido por los tres foros anteriores. Y aquí paz y después gloria.

Por su parte, Pere Portabella hizo todo lo contrario que Polanco: aprovechó el foro para hacerse oír y además bien, y en un discurso muy cercano a las posturas del 15-M. No dejó títere con cabeza. Realizó un recorrido desde la política hasta la economía y la cultura, presentando una autentica batería de propuestas interesantes, abogando por un “cambio de valores de la ciudadanía y la sociedad” haciendo hincapié en la necesidad de escuchar a la nuevos “ciudadanos polivalentes e hiperactivos que quieren intervenir en la cultura”.

Los poderes públicos deberían tener, a su juicio, la obligación de saber escuchar a esa “inteligencia colectiva” y para ello “salir a la calle” es fundamental. Esto, matizó, no es posible en este momento ya que “estamos viviendo una ausencia de política”. En definitiva, para Portabella lo que habría que hacer es “crecer de una manera distinta”, ya que “la democracia no es el problema, sino la calidad de la misma”, y ahí “lanzó el guante” para quién estuviera dispuesto a recogerlo.

A nivel estrictamente relacionado con la politica cultural, el cineasta catalán reiteró que ‘el valor de la posesión’ está cambiando por ‘el valor de uso’ – y eso es una buena noticia- pero  es necesario controlar ese rumbo. Así, este cambio debe permitir una fluidez en la circulación de ideas para ello señaló la necesidad de desarrollar un buscador europeo, ya que una Europa politíca no será posible sin entender la cultura común y la diversidad cultural europea ( siguiendo la línea las últimos documentos de la UE, donde por cierto él fue uno de los intelectuales que se reunieron con Joao Barroso). Da gusto escuchar este tipo de discursos, de alguien que habla desde la sinceridad y sin ningún tipo de clientelismo.

 Y a continuación… Ta-chán..! El responsable de la política cultural del país tomaba la palabra. El Secretario de Estado, Lassalle comenzó su discurso con una declaración de principios: “No soy orteganiano sino wittgensteniniano seguido de un “ tampoco soy dialéctico” además de citar a Benjamin, Adorno, Thomas Mann, o Joseph Joubert. La impresión es, que en sus 5 primeros minutos de la intervención venía a decir: A mí no me vais a dar la mañana muchach@s. Quizá, y esto es sólo una observación, la prepotencia no era la mejor manera de empezar la charla en un foro con 500 espectadores, muchos descontentos, con la deriva que está tomando la  políticas cultural actual.

En lo esencial, digamos que Lasalle criticó todas las subvenciones operativas, aunque llamó la atención los halagos a la política cultural del partido socialista en la década de los 80, ya que ante la situación tan excepcional de partir “de la nada”, los socialistas consiguieron desarrollar un entramado cultural que no existía. Seguidamente, criticó que esas primeras buenas gestiones se convirtieron finalmente “en una fiesta desmadrada con barra libre”. Nota del bloguero: Al menos podría haber avisado con un poco de antelación que el bar se cerraba,  para convertirse en una fiesta privada.

El Secretario de Estado, desde su reconocida “anglofilia”, intentó otra vez “vender” la Ley de Mecenazgo- perdón, de participación social– ya que, según dijo, no es sólo para ricos. ( ajá! sí sí!), y volvió a poner de relevancia el micromecenazgo, (cómo no!), que parece que se ha convertido en la solución de todo.  Desde aquí sostenemos que aunque puede ser un pequeño impulso, no es la solución a los problemas estructurales a los que se enfrenta el sector cultural del país. Por cierto, supongo que desde su anglofilia se estará enterado en este sentido de la que se está liando en Gran Bretaña con el tema de los recortes, pero esa es otra historia y que ya hemos tratado en la entrada Empowering the people o el abandono de responsabilidades por parte del Estado

 Y continuando con su discurso, por el camino también le cayó una crítica a la política cultural de Cataluña y el fracaso del Consell de les Arts, añadió que el sector cultural actual es un deudor de clientelismo, de una política cultural de subvenciones nominativas engordadas en su gestión, solo le faltó decir aquello del carnet de vagos y maleantes – . La alternativa que nos propone a este modelo “de gordos” es control riguroso y equilibrio fiscal.

En conclusión, lo que vino a decir es: ¿Os acordáis de cómo funcionaba la cultura en este país?, pues  olvidadlo” que el Sr. Lasalle lo sustituirá por esa   Ley de Mecenazgo (de participación social) (si le dejan) que nadie conoce, y que se ha convertido “en su tesoroooo”, además a esto hay que añadir que  da por finiquitadas las subvenciones nominativas. Así que con todo esto tendremos la ocasión de ver el próximo año lo justa que es una concurrencia competitiva entre un pequeño festival de danza en Almería y una programación internacional de un festival en Madrid o Barcelona.

 Evidentemente, ya tenemos la frase que enmascara este tipo de acciones de lo que realmente es,  “recortes”a la cultura. La frase elegida es “El Estado no debe decidir lo que es cultura y lo que no” (en la línea de Marc Fumaroli) , y se enmarca en el tipo de frases de los creadores de “ Educación – los padres tienen derecho a decidir” y “ Sanidad – no estamos privatizando, sino optimizando los recursos”.

Y entre una audiencia llena de lágrimas y sincera emoción frente al dicurso, el Secretario de Estado se despidió con una cita de Shakespeare en el Rey Lear: “Todo lo sólido se desvanece en el aire”, frase por cierto bastante peligrosa, pero no hagamos sangre con la promesa de que el actual gobierno liberará a la cultura para entregársela a la ciudadanía.

En fin…

Nos centraremos ahora en la mesa de cierre, que llevaba el título  ”Internacionalización de la cultura en el mercado global”. Componían la mesa las personas que indicaremos a continuación; cada uno hizo un recorrido de lo para ellos eran sus problemas dependiendo del sector:

Enrique González Macho, Presidente de la Academia, intentó otra vez que olvidáramos la leyenda negra (que parece que persigue al cine español) que nuestro cine es malo ( labor que por lo visto es de obligatorio cumplimento por parte de los últimos presidentes de la Academia), dado el ataque visceral que reciben de algunos sectores políticos. Pero esta vez, aportó un dato al menos sorprendente y es que el cine español, se vende más fuera que dentro. Abogó por un proyecto de creación de la Academias de Cine Iberoamericana ( lo que requeriría un importante esfuerzo y sería bastante útil si se desarrollan estrategias y alianzas para la distribución y coproducción). Además antes de irse dejó, como diría el personaje de Big Bang Theory, Sheldon Coooper, un zas en toda la boca, aquellos que hablan de cine subvencionado “Los franceses gastan 3 veces más en proyeccion de su cine en iberoamerica que el total de nuestra subvenciones al cine”.

Bárbara Navarro, representante de Google, defendió una mayor flexibilidad de la legislación, lo que evidentemente no es raro representando a una empresa que tiene abiertos varios contenciosos interpuestos por la industria del cine, u otros asuntillos relacionados con la evasión fiscal.

 La verdad es que hay que reconocer que la representante de Google hizo un esfuerzo para centrar la conversación en la industria cultural española y que la cultura española debe despertar y saber utilizar las herramientas adecuadamente. Puso de manifiesto un dato preocupante: solo el 8 % del contenido en la web está en castellano, poniendo como ejemplo el caso de Wikipedia que publica más en polaco que en español .

Por su parte, Cristina Ortega, presidenta de ENCATC, una de las dos altas representantes que tenemos ahora junto con Mercedes Giovinazzo en lobbys culturales europeos, reivindicó la formación en gestión cultural, poniendo como ejemplo algunas iniciativas, entre ellas las del mapeo y el monitoreo de los estudiantes una vez que acaban sus estudios. No tenemos datos de gestores culturales, pero por ejemplo cada año se matriculan en las diferentes facultades universitarias españolas (24.000) estudiantes en carreras relacionadas con las artes (Bellas Artes, Historia del Arte o Restauración), sería interesante recorrer las vidas laborales de estos licenciados y ver el poco peso que ocupan en el mercado laboral español. Por eso y ante una ley educativa que se quiere cargar de un plumazo las ciencias sociales es importante salir a defender a estas en nuestras universidades.

Cristina Ortega, desde su posición como directora de ENCATC, nos hizo ver que en ocasiones vemos a Europa como algo muy lejano, pero que ésta debe ser nuestro terreno de juego, mirando más allá de las fronteras nacionales. Ortega insistió en que se deben fomentar políticas de movilidad (bien traído el tema viendo el peligro que corre uno de los programas más exitosos de la UE como es el Erasmus), ya que este tipo de líneas son fundamentales si se quieren favorecer los intercambios y la competitividad, España debe parar la sangría de la fuga de talento, tema muy grave, que parece que de momento no se está tomando en serio, pero lo cierto es que ya se han marchado 400.000 jóvenes desde que empezó la crisis, (aunque el gobierno sopesa la tesis del famoso y tradicional” espíritu aventurero del joven español)

Antonio Gucciardo, de Interarts, una fundación /empresa que lleva años trabajando en cooperación cultural y desarrollo de políticas culturales, y una de las que mejor ha sabido aprovechar las oportunidades de colocar proyectos a nivel internacionalización, remarcaba que España como país está perdiendo visibilidad. Puso el acento en que hay que saber aprovechar el soft power, poniendo como ejemplo el baremo que hace Monocleaunque es cierto que casualmente esta revista ha sacado el último mes un especial sobre las virtudes de España – Dejaremos esto como algo anecdótico.  

 Además, remarcó el esfuerzo de la UE, algo que este blog, Culturburo viene diciendo desde hace tiempo: si bien se agradece el aumento del presupuesto, este no es suficiente y es necesario por parte de la Troika europea un convencimiento más alla de las buenas palabras. La cultura y la creatividad deben ser el factor relevante para salir de la situación actual, y eso significa pasar de las palabras a los hechos. En el marco legislativo y el presupuesto de la UE) que la cultura juegue un papel central y transversal en la construcción europea, si ésta quiere seguir adelante.

Conclusión -, aunque el modelo de congresos está en crisis, creo que hay que destacar las conclusiones que sacamos hoy de éste, en gran parte gracias a una asistencia participativa, y a veces indignad@ ante la situación actual.

!!!Nos vemos pronto!!!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el diciembre 6, 2012 por en Eventos, Recortes, Unión Europea.
A %d blogueros les gusta esto: