culturburo

DONDE DIJE DIGO, DIGO…AUSTERIDAD

Image

La semana pasada se aprobó finalmente el presupuesto de la UE después del fallido intento en noviembre. Como siempre, dando ejemplo a los ciudadanos europeos de deseo de convivencia y solidaridad entre los países de Europa, no se llegó al acuerdo hasta altas horas de las madrugadas. En todos los procesos de negociación hay ganadores y perdedores, en este caso ganó el frente Alemania – Uk – Holanda que apostaban por un recorte presupuestario. Esta es la primera vez en la historia de la Unión Europea en la que su presupuesto se reduce. Fundamentalmente y al hilo de las políticas de austeridad que han emprendido los Estados Miembros, las llamadas ‘soft policies’, son las más afectadas.

Desde antes de la reunión de negociación de los presupuesto ya se temía el resultado. Diferentes colectivos lucharon hasta el último momento para tratar de reducir los efectos de ‘la austeridad’ en las políticas culturales. Culture Action Europe lanzó la campaña ‘We are more’, dirigiendo cartas a los máximos representantes de los gobierno para que tuvieran en cuenta el papel fundamental de la cultura para Europa. Desafortunadamente, de poco sirvió como evidencian los datos recogidos por este colectivo que afirma, se ha producido un 15% de rebaja a la propuesta de la Comisión. En el capítulo 3 la partida en la que se amalgama, cultura y ciudadanía, representa menos del 2% del presupuesto total. Parece que la Europa de los ciudadanos tendrá que esperar. Los esfuerzos de Comisión, personalizados en la comisaria Vassiliou, han servido por lo menos para salvar de la criba al programa Erasmus.

Sin embargo, lo más preocupante es quizás el recorte en los fondos de Cohesión con una reducción cercana a 50 billones euros. No hay olvidar que gracias a estos fondos En España, han servido para financiar las actividades culturales de Comunidades Autónomas y Ayuntamientos -con más o menos acierto– y al final son los que asumen el 70% de las iniciativas culturales públicas.

La pregunta que emerge es pues, ¿qué quedará de Europa más allá del 2020? Porque una Europa, sin Europeos, deja de existir. Porque una Europa en la que priman los intereses particulares de los Estados, deja de ser Europa. Porque una Europa enfocada a los mercados, deja de ser una Unión…

Ante esta realidad, no nos queda mucho más que añadir. En nuestro post anterior, A golpe de Manifiesto, hacíamos referencia al esfuerzo de los intelectuales por subrayar la importancia de la cultura para la creación de una idea tangible de Europa, de la que al final depende su propia existencia. Y nos adheríamos a sus voces que llaman a la coherencia entre los discursos sobre el valor de la cultura y su representación real tanto en los presupuestos como en el desarrollo de un marco legislativo favorable.

Los líderes de los cuatro principales grupos del Parlamento Europeo afirman que no aceptarán el acuerdo que a duras penas pactaron los Jefes de Estado y de gobierno de los 27. Nos coge de sorpresa tanta unanimidad pero ahora nuestra esperanza- por raro que parezca – está en los Euro-parlamentarios.

De momento, triunfa la línea de Berlusconi ‘Con la Divina Comedia no se come’ a lo que añadimos, que quizá sea cierto pero, que sin la Divina Comedia, nos comeríamos. 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en febrero 15, 2013 por en democracia, Eventos, Recortes, Unión Europea y etiquetada con , , .
A %d blogueros les gusta esto: