culturburo

LA PARADOJA DE LA CULTURA COMO “SOFT POWER”

Image

El 17 de mayo tenía lugar la reunión formal del Consejo de Ministros de Cultura de la Unión Europea que ponía el cierre a la tranquila presidencia irlandesa. En ella se acordaron los países que acogerán la capital europea de la cultura en 2017 – Dinamarca y Chipre- y en el 2018, La Valetta, Malta. Y se aprobó también el nuevo marco legislativo que regulará esta iniciativa de Capitales Europeas de la Cultura . En teoría, este tipo de reuniones deberían ser para debatir otro tipo temas más preocupantes, como por ejemplo el desmoronamiento de las estructura cultural europea no solo en España, sino también en U.K o Países Bajos, pero bueno respiremos tranquilos porque tendremos firmado un nuevo marco de Ciudades Europeas de Cultura desde el 2020 hasta el 2033!

Además de este acuerdo trascendental sobre el futuro de Europa se puso en el tapete un intercambio de puntos de vista sobre la Diversidad Cultural en el contexto del futuro intercambio comerciales con Estados Unidos y la tan debatida “excepción cultural”. En este intercambio de puntos de vista, la Comisaria Vassiliou, se dirigió a los Ministros asegurando que como ya había dicho su colega Karel De Gucht, ‘la excepción cultural se mantendrá fuera de las negociaciones‘. Pero terminó su intervención diciendo ‘ahora, la decisión dependerá de los Estados Miembros en el Consejo de Relaciones Internacionales – Comercio- estudiar la propuesta de la Comisión‘, lo que da mucho miedo, visto el caso que se le hace a la Comisión últimamente Hasta este momento, 14 de los 27 Ministros de Cultura de la Unión Europea, habían firmado una carta fechada el 13 de mayo y dirigida al Ministro Irlandés de Cultura y Presidente del Consejo en esos momentos Jimmy Deenihan, manifestado la necesidad de la defensa de la ‘excepción cultural’ para la protección de la cultura europea. Francia a la cabeza, pero también Alemania, Austria, Bélgica, Chipre, Hungría, Italia, Polonia, Portugal, Rumanía, Eslovaquia, Eslovenia y…. España. Si, España, se puede ver claramente la firma de Wert estampada en tinta azul. A ver si García-Margallo y Wert llegan a un acuerdo. Y el pobre Lassalle, nos preguntamos qué opinión tendrá ahora al respecto ( si todavía tiene fuerzas de decir algo, después del ninguneo constante de su jefe).

Desde ese 17 de mayo, la UE gira como una peonza, unos días dice que “palante”, que hay que reconsiderar la entrada de la excepción cultural y otros días dice que NO se negocia. La duermevela en la que vive Europa es lo que tiene, que no sabe uno si está o no está o dónde está. El Parlamento Europeo parece ahora uno de los pocos aliados que nos quedan a “los de la cultura”, además de tener bloqueados lo presupuestos por austeros, vuelve a rebelarse y ha votado que finalmente que la excepción cultural quede excluida ( 381 a favor, en contra 191)…¿Cuál será el desenlace?

Posteriormente a este tema que sacude a Europa y tiene a los lobbies norteamericanos revolucionados, tuvo lugar un interesante debate político sobre el uso de la cultura como una “soft policy” en las relaciones internacionales de la U.E. Decimos que fue particularmente interesante, no porque fuera un verdadero debate -en general se sabe de antemano la postura de cada Estado Miembro y la intervención que realizan los Ministros queda casi siempre reducida a lo escrito en el “guión”- sino por el tema en sí mismo, que abre de nuevo la caja de los truenos sobre el reparto de competencias y el papel entre la DG Cultura y la DG Relaciones Exteriores y la necesidad de una mayor coordinación…o no… Un tema en permanente debate también en España – y si no que se lo digan al ex-ministro de Cultura, Molina y al ex-ministro de relaciones internacionales, Moratinos y el berrinche que se llevaron…Bueno Molina, principalmente, porque le costó la cartera tras una llamada subida de tono de Moratinos a Moncloa… cuentan los mentideros de la Villa.

En cualquier caso, en el seno de la UE, este tema de la Cultura como una ‘política blanda‘ clave en las relaciones internacionales no se tocaba desde…sí, efectivamente, la Presidencia Francesa, Francia, un país para el que la cultura es una política fundamental y vertebradora del estado, consiguió llevar adelante en el Comité CULT (y no en Asuntos Exteriores) la aprobación de las Conclusiones del Consejo ‘La promoción de la diversidad cultural y del diálogo intercultural en las relaciones exteriores de la UE y sus Estados Miembros‘. Y desde entonces, poco más se ha debatido al respecto (recordamos que estábamos enfrascados en cosas en el nuevo marco de la capitalidad cultural)…como si a los Estados Miembros no les interesara mucho este aspecto de la cultura, continúan los recortes en los diferentes países, reuniones como la mencionada anteriormente pasan desapercibidas…Pero la realidad nos descubre una paradoja importante: que la cultura, siempre relegada a un segundo plano, a ‘una política blanda’, pasa a ser cuestión vital cuando llega la hora de debatir los tratados de comercio internacional (mueve mucho dinero…e idearios), es a la que se mira para encontrar las soluciones a conflictos internacionales y sociales o para explicar las motivaciones de horrendos atentados terroristas. Y diferentes Ministerios y Departamentos de organizaciones internacionales, como la Unión Europea, luchan por su control.

La pregunta es, ¿en manos de quién debe dejarse el desarrollo e implementación de las políticas culturales?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en junio 13, 2013 por en democracia, Recortes, Unión Europea y etiquetada con , , , .
A %d blogueros les gusta esto: