culturburo

EUROBARÓMETRO CULTURAL. EUROPA MOJA PERO NO CALA

Pablo_Genovés* Artículo publicado originalmente en el Blog de la Fundación Alternativas en El País ( 9- 12-2013)

Nada es casualidad y la situación actual de la Unión Europea y sus instituciones es un claro ejemplo de cómo todas las acciones tienen consecuencias. Lo sabemos, una obviedad… y sin embargo, parece que nuestros políticos de aquí y de allá no parecen darse cuenta (o más preocupante aún, todo está planteado desde una estrategia pre- diseñada y  preestablecida).

Casi al mismo tiempo en el que el Parlamento Europeo aprobaba finalmente el nuevo programa para cultura, Creative Europe, con una reducción presupuestaria sobre la propuesta inicial de 400 millones de Euros y tras un largo y penoso discurrir…; se daban a conocer los datos un especial del Eurobarómetro sobre Acceso a la Cultura y Participación.

El estudio de acceso y participación cultural europea, no se realizaba desde el 2007, es decir, desde lo que se conoce como “el mundo pre-crisis”…Y en el caso de la cultura, “el mundo de la doble crisis”. Como afirma el profesor Enrique Bustamante, la cultura pese a revelarse como un recurso estratégico fundamental, “se encuentra en la encrucijada de la crisis económica, además afectada por la transición a lo digital y por las políticas públicas”

¿Resultados?

Una caída generalizada de la participación en cultura en todos los sectores, especialmente en los países más afectados por los recortes en derechos fundamentales y políticas sociales, como los PIGS. Y como nada es casualidad son los países del norte de Europa, léase, Dinamarca, Suecia,…en los que la participación y el acceso marcan unos valores más altos y en los que por otra extraña “casualidad”, los resultados del informe PISA son mejores. Otra no-casualidad que destaca el Eurobarómetro es que entre las razones para la bajada de la participación se encuentra “el gasto”, y afirma, “quizá sea necesaria una mayor inversión en algunas partes de la Unión Europea para fomentar una mayor participación en actividades culturales”. Además sugiere que, un mayor acceso a internet podría reducir la disparidad de acceso a la cultural entre unos países y otros, y unas clases socio-económicas y otras, ya que los datos indican que el 56% de los europeos afirman usar internet para fines culturales.

– La encuesta también observa una caída generalizada del consumo de productos culturales, en algunos casos “sharply”, muy aguda. Otra vez, señalan, como consecuencia de la crisis financiera y económica…y abría que añadir, a las medidas kamikazes emprendidas por algunos gobiernos entre otros el  español y su alegre subida del  IVA “productos” culturales.

– Y finalmente, malos resultados del programa cultura para fomentar y promover el patrimonio cultural compartido de los europeos, así como para la cooperación cultural transfronteriza. Parece que todavía hay  una gran deficiencia, debida fundamentalmente, según el Eurobarómetro, a constricciones presupuestarias Y añadimos nosotros, se debe también a una ausencia de respuesta a la pregunta, ¿qué es la cultura europea?.

Las conclusiones de la nueva encuesta arrojan a la luz tres grandes pilares para la reflexión:

1. Cómo nos han afectado a los ciudadanos las políticas “bien-pensantes” de austeridad (recortes en la administración pública de cultura, el IVAZO cultural, etc)…Y sobre todo, ¿existe algún interés en recuperar lo perdido?

2. Cómo usa internet la ciudadanía. A falta de mayores posibilidades de acceso físico y/o como complemento al acceso tradicional, Internet se ha convertido en una nueva puerta de acceso a la cultura, a pesar de que algún “apocalíptico” siga sin entender que internet está cambiando el modo en el que consumidores y creadores de actividades y productos culturales acceden al contenido cultural. Y con “apocalíptico” no nos referimos a Wert, del que sabemos que “es un hombre moderno y tiene twitter”, gracias a su compañera Fátima Báñez.

3. Y por último… por qué parece que Europa moja pero no cala...Y es que el acceso a la cultura se dirige fundamentalmente a obras de creación nacional, muy a pesar del imaginario en los discursos europeos o los  esfuerzos técnicos, que no presupuestarios, del programa cultura 2007-2013.

Respecto al primer elemento de reflexión, obviamente parece que la brecha entre las posibilidades de acceso a la cultura -así como las posibilidades económicas- se ha abierto. La cultura, no es un lujo, sino una necesidad. Y sin embargo si nos centramos en las razones por las cuáles no se acude al cine o al teatro, en España, el precio es una de las principales razones, por encima por ejemplo de Francia, Reino Unido o Alemania. Pero si estos datos los cruzamos con otra razón incluida en el Eurobarómetro como la falta de interés / o de tiempo, España se sitúa en los puestos más bajos. En situaciones parecidas – ¡oh sorpresa!- se encuentran el resto de países PIGS. Las conclusiones de estas estadísticas difieren mucho de la opinión del  Ministro de Hacienda, Cristobal Montoro.

En segundo lugar, el uso de internet se sitúa en el 33% por encima de la media europea  y por encima de países con mayor acceso cultural como son Reino Unido o Alemania. Ante estos datos abrumadores, parece que la industria y la política se ha quedado rezagadas y aún peor, no parecen entender que las cosas han cambiado. Alex de la Iglesia, afirmaba recientemente que “no se puede criminalizar al usuario, ante la falta de contenido legal, ni en tiempos, ni en oferta asequible”. Se viene proclamando en muchos foros la creación de un buscador europeo que respete los derechos de los usuarios pero también los derechos de la propiedad intelectual. Técnicamente no es tan complicado, pero teniendo en cuenta el poco compromiso existente, no sabemos si es una petición realista. Y es que las estadísticas que marcan el acceso cultural a obras europeas de diferentes países se mantienen muy bajas. Así, solo un 31% ha leído un libro de un autor  extranjero; por no hablar de las artes escénicas en las que el porcentaje asciende a un ridículo 4%.

El Ministro sueco de Asuntos Exteriores, Carl Bild, declaraba recientemente “la política cultural europea, es la suma de las políticas culturales nacionales”. Efectivamente parece que ese es el caso, sin embargo, en estos momentos parece insuficiente, especialmente cuando la Comisión Europea se encuentra en plena preparación de una estrategia sobre cultura en las relaciones exteriores de la Unión Europea. Aunque nuestra identidad tiende a definirse cuando salimos al exterior…sólo para pensar si quiera en ella tendríamos que entender primero ¿qué significa ser europeo?; ¿qué valores defiende Europa? ¿y que papel juega la cultura en la construcción europea? Y por tanto, poder responder a la pregunta ¿qué modelo de política cultural quiere Europa dentro de sus fronteras, antes de desarrollar su estrategia en el exterior?.

Si estos resultados de Eurobarómetro no hacen reflexionar y definitivamente tomar medidas a los decisores políticos, deberán de pensar cómo van a  gestionar estas “casualidades” que han llevado a una Europa fracturada en lo económico, en lo social y en lo cultural. Una Europa que pierde progresivamente credibilidad entre muchos de sus ciudadanos que ya han arrojado la toalla (y además de manera desordena) dejando en evidencia la viabilidad y continuidad del proyecto europeo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en diciembre 11, 2013 por en Eventos, Recortes, Unión Europea y etiquetada con , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: